La epidemia de nuevo coronavirus a bordo del crucero Diamond Princess, inmovilizado en el puerto japonés de Yokohama, ha obligado a Japón a poner a todos sus ocupantes en cuarentena pero en diez días solo una quinta parte pasó un test.

¿Cuántas personas fueron controladas? Hasta ahora las autoridades sanitarias hicieron pruebas para detectar el virus a 710 ocupantes del barco, de un total de 3 711 personas a bordo, incluyendo pasajeros y miembros de la tripulación. A medida que se conocen los resultados, las personas contaminadas son progresivamente evacuadas y hospitalizadas en Japón. Al principio solo se hicieron tests a varias decenas de personas, aquellos que presentaban síntomas o que habían estado en contacto con el primer caso de infección a bordo, un pasajero que dio positivo tras desembarcar en Hong Kong a finales de enero. Pero como el número de casos positivos siguió aumentando, las autoridades se vieron obligadas a aumentar el número de personas a las que hicieron pruebas, en particular las que estuvieron en contacto con los casos confirmados de contaminación. Según el último balance del jueves 13 de febrero del 2020, 218 personas dieron positivo, sin incluir un oficial de cuarentena contaminado cuando subió a bordo para controlar a los pasajeros. ¿Por qué no hacer tests a todos los pasajeros?  El Gobierno japonés explicó que no había tests de diagnóstico suficientes para controlar a todo el mundo. Actualmente solo se pueden hacer tests a 300 personas a bordo. Las autoridades esperan poder pasar a mil personas al día hasta el 18 de febrero, un día antes del fin previsto de la cuarentena. El gobierno quiere recurrir a universidades y empresas privadas. Pero Japón también quiere preservar sus recursos para la gente en tierra: cerca de treinta casos positivos fueron registrados en el país desde enero, algunos entre los japoneses que fueron repatriados desde Wuhan, la ciudad china epicentro del nuevo coronavirus. 

 

FUENTE: (El Comercio)

e-max.it: your social media marketing partner