Las "Tres C" se inventaron en Japón.

Internacional, 14 de septiembre 2020

 

Cuando en diciembre de 2019 se reportó un brote de neumonías graves en la ciudad de Wuhan, China nadie imaginó el alcance que tendría la nueva enfermedad que luego fue declarada pandemia.

Los primeros estudios en el año 2019 en los personas asiáticas que se encontraban mal de salud revelaron la existencia de un nuevo virus en el ser humano que se ha denominado coronavirus (SARS-CoV-2). En pocos meses la infección se esparció en todo el mundo y cambió la forma en la que se desarrolla la cotidianeidad.

Hasta que se presente un cura efectiva y definitiva, es necesario el seguimiento de las medidas de prevención como el uso del tapabocas, la distancia social, entre otras, como las únicas maneras de detener la propagación del virus.

Un componente importante en la difusión de las medidas de prevención de esta nueva enfermedad fue la Organización Mundial de la Salud (OMS). Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general del organismo, enlistó las medidas esenciales que deben adoptar los países para controlar la pandemia y apuntó en primer lugar a la regla de las “Tres C”.

Este concepto, fue inicialmente utilizado en Japón. Las “Tres C” (por sus términos en inglés, refiriéndose a las “Tres concentraciones”) sirvieron para denotar lugares y situaciones de alto riesgo. Closed spaces (espacios cerrados), crowded places (lugares con mucha gente) y close-contact settings (situaciones con contactos cercanos).

Por ello, se le pidió al público que cumpliera las Tres C y la conciencia del término se popularizó. Incluso, se ha aumentado una cuarta “C”, que incluye comportamientos como hablar en voz alta y cantar.

 

Evitar las 3 C

 

- Espacios cerrados. Por ello se pide continuar en lo posible con teletrabajo.

 

- Concentración de mucha gente. Se pide respetar aforos en restaurantes, centros comerciales.

 

- Evitar contactos cercanos. Evitar reuniones cara a cara, sobre todo con personas que no son de su entorno familiar.

La OMS recomienda el cumplimiento de este método, ya que durante el estado de emergencia en Japón nunca se impusieron restricciones a los movimientos de los residentes, y los negocios desde restaurantes hasta peluquerías permanecieron siempre abiertos.

 

 

La regla de las Tres M

Al igual que cualquier medida que busca prevenir el COVID-19, la regla de las “Tres M” complementa las Tres C. Estas son:

 

-El uso de la mascarilla

Sus funciones son: actuar como una barrera protectora para el aislamiento de las gotas que se despiden al hablar, estornudar o toser.

 

-Limpieza constante de las manos

Según la Organización Mundial de la Salud, una correcta higiene de manos es fundamental en la prevención de enfermedades. Las manos constituyen una de las principales vías de transmisión de gérmenes. La duración total del proceso debe estar comprendida entre 40 y 60 segundos.

 

-Mantener al menos 1,5 metros de distancia de la otra persona.

El distanciamiento es vital para ayudar a la contención del virus y evitar el aumento de muertes, sobre todo en grupos de riesgo.

Fuente: El Universo

 

e-max.it: your social media marketing partner