La persona afectada por el cáncer y sus cuidadores se beneficiarán al crear una red de cuidado y prevención. Y aun en caso de infección, hay opciones médicas que pueden llegar a la hospitalización en muchos de los casos. Agencias

Internacional, 16 de octubre 2020

 

Hay grupos especialmente vulnerables ante el COVID-19. ¿Qué ocurre con los pacientes oncológicos? Primero se debe brindarles tranquilidad, y no aumentar su carga de angustia, indica la doctora Glenda Ramos, oncóloga clínica. "Sí, puede ser más vulnerable, pero no quiere decir que, de haber un contagio, la muerte es inevitable".

Al igual que cualquier persona, debe guardar todas las medidas de bioseguridad, distanciamiento e higiene. "No salga innecesariamente. Y si debe hacerlo, vaya sin miedo a la consulta, sea privada o particular. Eso sí, no se quite la mascarilla en lugares públicos. Usted y sus cuidadores deben hacer conciencia".

Pues si hay un punto débil en el entorno del paciente oncológico, parece estar en los cuidadores. Estas personas no deben relajar los cuidados. "Cónyuges, hijos, enfermeros deben protegerse por el bien de la persona a la que están cuidando".

Si el hospital está muy concurrido, trate de mantener una distancia prudente. Llegue de 10 a 20 minutos antes de la hora de la cita. "Nuestra idiosincrasia dicta que si vamos una hora antes, vamos a ser atendidos más pronto", y esto se refleja en salas de espera atestadas desde las primeras horas de la mañana. "En estos momentos en ningún centro médico podemos hacer esto, no se justifica".

Si tiene algún síntoma gripal, llame a su médico de cabecera, sea clínico, infectólogo u oncólogo. "Si no hay facilidad para llamar a su médico tratante, vaya a la emergencia", aconseja la doctora Ramos, donde le harán una buena historia clínica, descartarán el tipo de infección y le darán tratamiento". No intente superarlo solo en casa ni se automedique.

Si llegase a infectarse por coronavirus, su médico decidirá qué tratamiento darle dependiendo de si usted está siguiendo terapia oncológica o en controles. "No todos van a llegar a la hospitalización o a la terapia intensiva", explica la médica, jefa del departamento clínico de Solca. La mayoría podrá superarlo en casa.

En Ecuador, al igual que en todos los países, hubo retrasos en los tratamientos para cáncer. Las academias internacionales sugirieron no realizar cirugías programadas durante el pico de la pandemia, no iniciar tratamientos de quimioterapia que no fueran con intención curativa, "porque si había una baja de defensas o se complicaba, no íbamos a poder atenderlos porque el sistema de salud estaba colapsado". Pacientes en estadios avanzados pasaron meses sin su medicación y terapia, y la enfermedad avanzó, y eso trajo muchas complicaciones. "Pero con los pacientes en estadios iniciales, intentaremos recuperar el tiempo perdido".

"Tenemos que aprender a vivir con el virus hasta que haya una vacuna", concluye Ramos. "Al momento, la vacuna soy yo, mi mejor cuidador soy yo".

Fuente: El Universo

 

e-max.it: your social media marketing partner