Back to Top

Descubren 27 sarcófagos de hace más de 2.500 años tras el hallazgo de un nuevo pozo funerario en Egipto

Uno de los sarcófagos descubiertos en la necrópolis de Saqqara, Egipto. Ministerio de Turismo y Antigüedades de Egipto

Internacional, 21 de septiembre 2020

En menos de dos semanas, los arqueólogos han encontrado los ataúdes de civilizaciones pasadas, completamente sellados y en perfecto estado.

 

El Ministerio de Turismo y Antigüedades de Egipto ha anunciado este viernes el descubrimiento de otro pozo funerario en Saqqara, al sur de El Cairo, con 14 nuevos sarcófagos de hace más de 2.500 años.

El hallazgo se suma a otro reciente, cuando la semana pasada se encontraron 13 ataúdes de la misma época, sumando un total de 27 féretros de madera sellados y en perfecto estado. Junto a ellos, también se han localizado estatuas y objetos pequeños.

Las autoridades señalaron que "todavía se están realizando excavaciones para revelar más secretos de este descubrimiento". Sin embargo, se estima que podría ser uno de los más grandes de su tipo.

Mientras tanto, "los estudios iniciales indican que estos féretros están completamente cerrados y que no han sido abiertos desde que fueron enterrados", reza el comunicado de la institución. Además, los expertos consideran que probablemente "no son los únicos", pues podría haber más sarcófagos dentro de los nichos que se ubican a lado de los pozos.

Tras visitar el área, el ministro de Turismo y Antigüedades, Khaled Al-Anani, agradeció a los trabajadores del sitio por la labor desarrollada en "condiciones difíciles" mientras cumplen con todas las medidas de precaución.

Se cree que Saqqara sirvió como la necrópolis principal de la ciudad de Menfis, la capital del antiguo Egipto. En el lugar se realizaron enterramientos a lo largo de 3.000 años, por lo que se ha convertido en un sitio de gran interés arqueológico.

Fuente: RT

Sin controles en bancos globales, el dinero de las actividades criminales destruye sueños y vidas

Fachada del edificio de la Red Contra los Delitos Financieros (FinCen), la agencia del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, que analiza información sobre transacciones financieras. Su equivalente en Ecuador es la Unidad de Análisis Financiero y Económico (UAFE).

Internacional, 20 de septiembre 2020

 

Emily Spell escuchó los gritos desde el exterior de la casa de ladrillo rojo de sus padres. Al ingresar, encontró a su hermano, Joseph Williams, de 31 años, desparramado sobre un colchón en el sótano. Tenía los ojos entreabiertos, amarillo y los labios azules. Su esposa, Kristina, le estaba golpeando el pecho. “¡Joe! ¡Despierta, Joe!”, exclamaba Kristina.

Como era estudiante de Enfermería, Emily intentó reanimar a su hermano. Cada vez que presionaba el pecho de Joe, por la boca le salía espuma blanca. La madre de Joe, que había regresado a toda velocidad a su casa desde su trabajo en la cadena de supermercados Piggly Wiggly, en Garland, Carolina del Norte, entró al sótano y se recostó al lado de su único hijo varón.

“Está todo bien, hijo, ya puedes seguir durmiendo”, dijo Susan Williams. “¿Quieres un cigarrillo? ¿Tienes frío en el cuerpo?”.

“Creí que mi madre había perdido la razón”, recuerda Emily. “Por supuesto que tenía el cuerpo frío, porque estaba muerto”.

En la familia de Joe, nadie sabía qué lo había matado. No tenían idea de que era uno de los primeros de decenas de miles de estadounidenses que caerían víctimas del fentanilo, el narcótico más letal del mundo. Cuando les dieron el informe de la autopsia, tampoco conocían –tardarían meses en saberlo– cuáles eran las fuerzas responsables a nivel global de la muerte de Joe.

Para que los opioides diseñados en laboratorio llegaran hasta esa zona rural de Carolina del Norte y el resto de Estados Unidos, fue necesaria una red de traficantes que puede ser rastreada hasta China y operar gracias a la fácil circulación de dinero sucio a través de instituciones financieras.

BuzzFeed News obtuvo un conjunto de documentos financieros secretos con detalles sobre cómo circuló por todo el mundo el dinero que movía la red de narcotráfico de fentanilo y otros casi 2 billones de dólares de fondos sospechosos, y compartió toda esa información con el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ). En esta colaboración participaron 110 medios de comunicación, entre ellos EL UNIVERSO.

Los archivos, conocidos como Reportes de Actividad Sospechosa (SAR, por sus siglas en inglés), ofrecen una visita guiada al mundo del delito, la corrupción y la desigualdad, con papeles protagónicos desempeñados por políticos, oligarcas y estafadores, y el rol crucial de los banqueros. Los SAR demuestran el fracaso de las instituciones financieras para desbaratar el flujo de dinero ilícito.

El movimiento sin control de dinero sucio tiene consecuencias profundas: narcotraficantes y estafadores “Ponzi” mueven sus ganancias más allá del alcance de las autoridades. En el centro de estas historias hay familias que perdieron sus ahorros, atletas olímpicos despojados de sus victorias por funcionarios corruptos, padres que lloran a hijos e hijas caídos en batalla, una madre trabajando a destajo y un hermano consumido por las drogas.

La familia de Joe Williams y otras víctimas con frecuencia no saben que parte de su dolor es producto del delito financiero o “lavado de instrumentos monetarios”.

“La gente tal vez no toma dimensión de cuestiones como el lavado de dinero y las sociedades offshore, pero siente sus efectos todos los días, porque eso es lo que hace que el delito a gran escala rinda, desde los opioides hasta el tráfico de armas, pasando por el robo de los seguros de desempleo relacionados con el COVID-19”, dice Jodi Vittori, experto en corrupción en Carnegie Endowment for International Peace.

Brandon Hubbard, quien cumple cadena perpetua por participar de la importación del fentanilo que terminó con la vida de Joe, recuerda que el policía que lo arrestó parecía menos interesado en el polvo conocido como “china blanca” que en saber dónde había ido a parar el dinero. “Es lo primero que me preguntaron cuando entraron a mi casa”, dice Hubbard en una entrevista desde la cárcel. “¿Dónde está el dinero?”. Hubbard asegura no haberle vendido drogas a Joe Williams ni saber quién lo hizo.

Los documentos filtrados, conocidos como Fincen Files, incluyen más de 2100 informes de actividades sospechosas redactados por bancos y otros actores financieros, y enviados a la Unidad de Inteligencia Financiera del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos (FinCen, por sus siglas en inglés). Según BuzzFeed News, algunos de los documentos fueron reunidos para el Comité de Investigaciones del Congreso de los Estados Unidos sobre la interferencia rusa en las elecciones presidenciales de 2016, mientras que otros fueron compilados por pedido de agencias de seguridad ante la FinCen.

Los informes –boletines con densa información técnica– son los documentos filtrados más detallados de la historia del Tesoro de los Estados Unidos. Revelan pagos procesados por los bancos globales -como HSBC, Deutsche Bank, JPMorgan Chase y Barclays- y describen el viaje de “dinero sucio” a través del mundo; desde botines de cleptócratas o de alguna empresa pantalla en la costa del Atlántico, por ejemplo, a través de un banco de Wall Street, hasta algún paraíso fiscal soleado del Caribe, un edificio torre en Singapur o una financiera en Damasco. Los bancos globales son aquellos que tienen acceso a la Reserva Federal de Estados Unidos para compensar el flujo de dólares.

No todos los SAR son necesariamente evidencia de un ilícito. Reflejan las observaciones de “vigilantes” internos dentro de los bancos, conocidos como “autoridades de cumplimiento”, que informan sobre transacciones pasadas que llevaban la marca del delito financiero o que incluían a clientes con perfiles de alto riesgo o con antecedentes de pleitos ante la ley.

Cuatrocientos periodistas de casi 90 países -entre ellos un equipo de EL UNIVERSO- hurgaron en los documentos filtrados, y con frecuencia salían solamente con la pista de un nombre o una dirección. Dedicaron 16 meses a revisar documentos de fuentes adicionales, leer voluminosos archivos y expedientes judiciales, entrevistar a quienes luchan contra el delito o a las víctimas, y analizar datos de millones de transacciones que tuvieron lugar entre 1999 y 2017.

Animados por el contenido de esos archivos secretos, los periodistas siguieron el rastro de los dólares de un narcotraficante de Rhode Island hasta el laboratorio de un químico en Wuhan, China; exploraron escándalos que perjudicaron a economías en África y en Europa del Este; rastrearon a profanadores de tumbas que saquearon antiguos artefactos budistas que luego fueron vendidos en galerías de Nueva York; investigaron a magnates venezolanos que malversaron dinero de viviendas y hospitales públicos, y analizaron en detalle la mayor refinería de Oriente Medio, motivo de una investigación de lavado de dinero en Estados Unidos extendida y nunca revelada.

Entre las decenas de figuras políticas que aparecen en los documentos se encuentra Paul Manafort, exjefe de campaña de Donald Trump y quien fue condenado por fraude y evasión fiscal. JPMorgan informó que movió dinero entre Manafort y las empresas fantasma de sus socios hasta septiembre de 2017, mucho tiempo después de que se revelaran sus vínculos con funcionarios ucranianos conectados con Rusia y el sospechoso lavado de dinero.

Con frecuencia, la persona vinculada con una transacción sospechosa es suplantada por otra con la que tiene vínculo directo o indirecto: un socio o, como en el caso de Atiku Abubakar –exvicepresidente nigeriano acusado de desviar 125 millones de dólares de un fondo de desarrollo petrolero–, la esposa. Años después de que se conocieran las acusaciones de corrupción contra su marido, Rukaiyatu Abubakar movió más de 1 millón de dólares del dinero de su esposo a través del Banco Habib a una empresa de los Emiratos Árabes Unidos para comprar un departamento en Dubái. Atiku Abubakar no ha sido enjuiciado y niega cualquier ilícito.

Decenas de casos de la investigación de los archivos de la Fincen rastrean transferencias de dinero similares –desde capitales extranjeros a empresas que solo existen en papeles– manejadas por bancos de alcance global. Este sistema tiene consecuencias duraderas que arruinan la vida de personas que no conocemos.

Un aromaterapeuta australiano envió 50 000 dólares en una estafa con criptomonedas realizada desde Estados Unidos, Bulgaria y Tailandia. Un jubilado de Texas pensó que había encontrado el verdadero amor con una estudiante universitaria de Austin, a la que conoció por internet, y le transfirió dinero a una cuenta del Bank of America perteneciente a un político nigeriano venido a menos. Padres rusos que necesitaban transportar en un ferri a su hijo enfermo para llegar a un hospital de San Petersburgo le transfirieron 15 000 dólares a un vendedor de autos usados de Nueva Jersey que les había prometido un Honda de segunda mano, que nunca les entregó.

Y un hombre de Carolina del Norte que estaba tratando una adicción secreta pagó unos dólares por un polvo blanco que cruzó tres países y terminó costándole la vida.

“Cualquiera puede ser traficante”

Brandon Hubbard, el traficante de drogas que ahora se encuentra en una prisión de Dakota del Norte, no se consideraba un delincuente financiero. “Veo a los que lavan dinero como personas que invierten en lava-autos o restaurantes” para blanquear dinero sucio, le dijo Hubbard al ICIJ, o como personas que hacen “lo que hacen los oligarcas rusos, que sacan el dinero de Rusia y lo llevan a bienes raíces en Estados Unidos”.

Después Hubbard se volvió uno de ellos. Expugilista durante la escuela secundaria, Hubbard, que creció en Portland, Oregon, dijo que se quedó anonadado cuando la policía le dijo que estaba acusado no solo de distribuir drogas mortíferas, sino también de delitos financieros. “Nunca consideré nada de lo que hacía como lavado de dinero”, dijo Hubbard. “Pero ya lo sabe, me han sentenciado a ocho años de prisión por eso”.

En 2018, más de 31 000 norteamericanos murieron a causa de opioides sintéticos, como el fentanilo. Este y otras drogas hechas en laboratorio, algunas de ellas 10 000 veces más potentes que la morfina, ahora matan a más norteamericanos que cualquier otro opioide.

El año pasado, el Departamento del Tesoro publicó una advertencia a las instituciones financieras para generar conciencia en torno a las estratagemas que facilitan la inundación de opioides. Datos financieros y judiciales muestran que los traficantes de fentanilo van desde criminales reincidentes con redes de intermediarios hasta un residente de Pittsburgh que vía MoneyGram adquirió 100 gramos de fentanilo que fueron entregados a una dirección con el nombre de Avon Barksdale, un personaje ficticio de la serie de HBO The Wire.

“Con los teléfonos inteligentes, ahora cualquiera puede ser traficante”, dice Donald Im, agente especial asistente a cargo de la Administración de Control de Drogas de Estados Unidos. “Si cualquiera puede ser conductor de Uber, cualquiera puede ser traficante de drogas”.

Los traficantes “utilizan todos los métodos de la economía y del sistema financiero”, dijo Im, quien trabajó en la Operación Negación, una investigación en curso sobre el tráfico de fentanilo y otras drogas. Las condenas de Hubbard y de Anthony Gomes fueron resultado de la operación.

Hace unos meses, la Policía llamó a la casa de Emily Spell con una novedad. Emily recuerda que le dijeron que están teniendo problemas para atrapar al “principal narcotraficante” de China.

“Este pueblo es tan pequeño y tan rural”, dijo Emily, “que el hecho de que mi hermano haya podido conseguir drogas que terminan viniendo de cualquier punto del planeta es verdaderamente escalofriante”.

Fuente: El Universo

Lo que dijo el FINCEN antes de la publicación de investigación 'FinCen Files'

Sede de la Unidad de Inteligencia Financiera de Estados Unidos (FinCEN), ubicado en el estado de Virginia. Scilla Alecci/ICIJ

Internacional, 20 de septiembre 2020

 

Antes de esta publicación, el portal BuzzFedd News y el ICIJ solicitaron su versión a la Unidad de Inteligencia Financiera del Departamento del Tesoro de Estados Unidos (FinCEN por sus siglas en inglés). El organismo respondió con un comunicado que hizo público en su portal el 1 de septiembre pasado en el que manifestó su conocimiento de que varios medios de comunicación tenían la intención de publicar una serie de artículos basados en informes de actividades sospechosas (SAR, por sus siglas en inglés) que habían sido divulgados ilegalmente, así como otros documentos gubernamentales sensibles, de hace varios años.

El escueto comunicado advirtió que las filtraciones podrían poner en peligro varias investigaciones, personas e instituciones y concluyó diciendo que puso el tema en conocimiento del Departamento de Justicia de los EEUU y de la oficina del titular del Departamento del Tesoro de los EEUU.

 

Terrorismo, narcos, FIFA y Olimpiadas

El Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) junto a BuzzFeed News y unas cien organizaciones de prensa de todo el mundo solicitamos al FinCEN aclaraciones sobre un cúmulo de pruebas que indican que se habrían ignorado reportes de operaciones sospechosas muy graves.

La solicitud de información se hizo sobre las instituciones financieras, las agencias y los protagonistas de las historias, se les mencionó la existencia de unos 2.200 informes de actividades sospechosas y que los principales bancos occidentales han estado informando rutinariamente que se están haciendo negocios en nombre de grupos terroristas, carteles de la droga, crimen organizado y otros.

También se les consignó que a medida que se ha ido infiltrando más dinero sucio a la economía legal, ha aumentado el volumen de reportes de operaciones sospechosas. Solamente entre 2011 y 2019, el número de alertas creció de unos 100.000 a más de 1 millón y que a pesar del aumento, los analistas del FinCEN se han mantenido sin cambios con solo 300 funcionarios que lidian con al menos unos 50.000 informes de actividades sospechosas cada semana.

Entre otros aspectos puntuales que les fueron consultados figura el caso de transacciones relacionadas a sobornos olímpicos que fueron reportadas. Estos pagos fueron realizados para ignorar violaciones de dopajes rusos y sobornos para que Tokio fuera seleccionada como sede de los Juegos Olímpicos del 2020. También se les consultó sobre el caso de corrupción de la Federación Internacional de Fútbol Asociación (FIFA) y que los fiscales estadounidenses acusaron a los ejecutivos de la organización deportiva pero que el dinero se movió a través de cuentas bancarias estadounidenses.

Fuente: El Universo

 

FinCEN Files: Bancos globales consienten a oligarcas, narcotraficantes y terroristas en medio de un boom del lavado de dinero

FinCEN Files: Investigación revela la falta de control del dinero sucio alrededor del mundo

FinCEN Files: Bancos globales consienten a oligarcas, narcotraficantes y terroristas en medio de un boom del lavado de dinero

Sede de la Unidad de Inteligencia Financiera de Estados Unidos (FinCEN), ubicado en el estado de Virginia. Scilla Alecci/ICIJ

Internacional, 20 de septiembre 2020

 

Una filtración de documentos confidenciales del gobierno de Estados Unidos revela que cinco bancos globales hicieron caso omiso a las medidas contra el lavado de capital y movieron enormes cantidades de dinero ilícito para redes criminales y personajes oscuros que han socavado las democracias de varios países.

Los bancos globales son aquellos que tienen acceso a la Reserva Federal de Estados Unidos para compensar su flujo de dólares. Los archivos muestran que el JPMorgan, el HSBC, el Standard Chartered Bank, el Deutsche Bank y el Bank of New York Mellon mantuvieron sus operaciones para personajes poderosos, incluso después de que las autoridades estadounidenses los multaran por no contener el lavado.

Los documentos filtrados incluyen más de 2100 reportes de actividades sospechosas, que bancos y otras firmas financieras enviaron a la Unidad de Inteligencia Financiera del Departamento del Tesoro de Estados Unidos (FinCEN, en inglés). Por eso, a esta filtración se la conoce como los FinCEN Files.

BuzzFeed News obtuvo los archivos y los compartió con el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), que organizó un equipo de más de 400 periodistas de 110 medios en 88 países para investigar el mundo de los bancos y el lavado de dinero.

Esos documentos revelan que el JP Morgan movió dinero para personas y compañías responsables del saqueo de recursos públicos en Malasia, Venezuela y Ucrania.

El banco movió $1200 millones para Jho Low, un financiero prófugo acusado por varios países de diseñar un fraude de $4500 millones a partir de un fondo de desarrollo económico de Malasia.

Uno de los venezolanos que recibió ayuda de JPMorgan fue Alejandro ‘Piojo’ Isturiz, un exfuncionario acusado en Estados Unidos de participar en un esquema internacional de lavado de dinero. Los fiscales alegaron que, entre 2011 y 2013, Isturiz y otros cobraron sobornos para manipular los contratos de energía del gobierno. El banco movió más de $63 millones para empresas relacionadas con Isturiz entre 2012 y 2016, según revelan los documentos filtrados.

El JPMorgan también colaboró a un banco letón para que ofreciera cuentas en dólares en Nueva York a sus clientes. Uno de los benficiarios fue Andriy Klyuyev, mano derecha del expresidente ucraniano Viktor Yanukovych, que ejecutó la “Noche de los Francotiradores”, una represión policial que dejó decenas de manifestantes muertos en 2014.

Los FinCEN Files muestran que NoviRex Sales LLP, una firma ligada Klyuyev, movió $188 millones a través del JPMorgan. Esa compañía también pagó $4,2 millones a Paul Manafort, quien asesoró al régimen ucraniano y fue jefe de campaña de Donald Trump.

En 2012, el HSBC firmó un acuerdo de procesamiento diferido y admitió que había lavado al menos $881 millones de grupos criminales de América Latina. Los narcotraficantes incluso usaron cajas especialmente diseñadas para ajustarse a las ventanillas de los cajeros del HSBC.

Los FinCEN Files develan que, durante los cinco años qu estuvo a prueba, el HSBC siguió moviendo dinero de orígenes oscuros, como el lavado de dinero en Rusia o una estafa piramidal que está siendo investigado en varios países.

Se trata del caso World Capital Market (WCM), por el que miles de víctimas de Sudamérica y Asia perdieron $80 millones. Los FinCEN Files muestran que el HSBC siguió moviendo dinero para ese fondo, incluso cuando las autoridades de tres países investigaban a la compañía, y a pesar de que los analistas del banco sabían que se trataba de un esquema piramidal. Más de $30 millones vinculados con WCM transitaron por el banco.

Los FinCEN Files exponen además cómo el Standard Chartered Bank, con sede en Reino Unido, se benefició de las operaciones del jordano Arab Bank, acusado de mover fondos para facilitar atentados terroristas.

En 2012, las autoridades de Nueva York concluyeron que el Standard Chartered había “conspirado con el gobierno de Irán” para mover $250 000 millones a cambio de “cientos de millones de dólares en comisiones”, con lo que dejaron “el sistema financiero estadunidense vulnerable a terroristas, traficantes de armas, narcotraficantes y regímenes corruptos”. Ese año, el Standard Chartered pagó multas por $670 millones en acuerdo con las autoridades.

Pese a sus promesas de mantenerse alejado de clientes sospechosos, entre septiembre de 2013 y septiembre de 2014 el Standard Chartered procesó 2055 transacciones de clientes del Arab Bank, por un total de más de $24 millones, según muestran los FinCEN Files. 

Fuente: El Universo

FinCEN Files: Investigación revela la falta de control del dinero sucio alrededor del mundo

FinCEN Files: Investigación revela la falta de control del dinero sucio alrededor del mundo

Internacional, 20 de septiembre 2020

 

El Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) junto al portal BuzzFeed News y unas cien organizaciones de prensa de todo el mundo trabajaron por 16 meses en una filtración de archivos de la Unidad de Inteligencia Financiera del Departamento del Tesoro de Estados Unidos (FinCEN por sus siglas en inglés).

La mayor parte de estos documentos eran reportes de actividad sospechosa (SAR por sus siglas en inglés), así como cientos de hojas de cálculo con transacciones. Así nació la investigación denominada 'FinCEN Files', que devela el movimiento de dinero considerado sospechoso por los llamados bancos globales, y que asciende a $2 billones entre 2011 y 2017.

 

¿Qué es un Reporte de Actividad Sospechosa (SAR)?

Es un documento emitido por las instituciones financieras para informar actividades sospechosas a las autoridades estadounidenses. Son estrictamente confidenciales, tan secretos que los bancos no pueden confirmar públicamente su existencia.

Son necesarios cuando un banco observa una transacción que parece sospechosa, por ejemplo, si se presume que podría involucrar una operación de lavado de dinero o corrupción. Un SAR no es una acusación, es una forma de alertar a los reguladores gubernamentales y a las fuerzas del orden sobre actividades presuntamente irregulares y posibles delitos.

FinCEN Files incluye más de 2.100 informes de actividades sospechosas, en su mayoría presentados entre 2011 y 2017, que señalan transacciones por valor de más de 2 billones de dólares (en la notación anglosajona son 3 billones).

 

¿Quién presenta un SAR?

Los bancos, casas de cambio, corredores de valores, casinos y otras instituciones financieras deben presentar estos reportes a la Unidad de Inteligencia Financiera (FinCEN, por sus siglas en inglés), adscrita al Departamento del Tesoro de EE. UU. Si no informan sobre estas actividades pueden ser multados.

 

¿Quiénes presentaron más archivos?

Los SARs en el proyecto FinCEN Files fueron presentados principalmente por algunos grandes bancos: Deutsche Bank (982), Bank of New York Mellon (325), Standard Chartered Bank (232), JP Morgan Chase (107), Barclays (104) y HSBC. Banco (73). Juntos presentaron más del 85% de todos los SARs en la filtración.

 

¿Cuántos SARs se presentan cada año?

La Unidad de Inteligencia Financiera (FinCEN) recibió más de 12 millones de SARs entre 2011 y 2017, y más de dos millones solo en 2019. El proyecto FinCen Files representa menos del 0,02% de los SARs presentados en el período principal que cubren.

 

¿Qué podría provocar un SAR?

Uso de información privilegiada.

Operaciones vinculadas al blanqueo de capitales, financiamiento del terrorismo u otros delitos.

Negocios extraños, como un comerciante de diamantes que paga a una pizzería por la compra de lencería.

Transacciones de personas conocidas o sospechosas por tener vínculos con organizaciones criminales o terroristas.

Solicitudes de investigadores policiales.

 

¿Cuál es la razón más común que dan los bancos para presentar un SAR?

En FinCEN Files, el principal detonante fue la sospecha de lavado de dinero. Es decir que se esconder que el dinero transado provenía de una actividad ilícita para hacer que parezca legítimo. Cuando los delincuentes lavan su dinero sucio, la "lavadora" que utilizan es el sistema financiero mundial. El blanqueo de capitales, al igual que los delitos que intenta ocultar, es un delito.

 

¿Cuánto tiempo tienen los bancos para presentar un SARs?

Se debe presentar dentro de los 30 días posteriores a la detección de una actividad potencialmente sospechosa. Si se necesita más tiempo para identificar a una empresa oo persona, se puede extender a 60 días.

El tiempo medio de notificación de los SARs en los documentos FinCEN Files fue de 174 días (casi medio año) desde que comenzó la actividad sospechosa.

 

¿Qué sucede después de que un banco presenta un SAR?

La FinCEN comparte los SARs con las autoridades encargadas de velar por el cumplimiento de la ley, incluido la Agencia Federal de Investigación (FBI) y el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de EE.UU. Estos reportes se utilizan para detectar delitos e investigarlos, pero no como una evidencia directa probatoria en los procesos judiciales.

 

¿Qué es un banco global?

Son los bancos que tienen acceso a la Reserva Federal de Estados Unidos (Banco Central) y que puede compensar flujos de dólares.

 

Qué dijo el FinCEN sobre esta publicación?

Antes de esta publicación, el portal BuzzFedd News y el ICIJ solicitaron su versión a la FinCEN. El organismo respondió con un comunicado público en su portal el 1 de septiembre en el que manifestó su conocimiento de que varios medios de comunicación tenían la intención de publicar una serie de artículos basados en informes de actividades sospechosas (SARs) que habían sido divulgados ilegalmente, así como otros documentos gubernamentales sensibles, de hace varios años. El escueto boletín advirtió que las filtraciones podrían poner en peligro varias investigaciones, personas e instituciones. 

Fuente: El Universo

La OMS alerta del aumento de virus capaces de pasar de animales a humanos: ‘habrá otra enfermedad X’

Imagen ilustrativa. Dinuka Liyanawatte / Reuters

Internacional, 20 de septiembre 2020

El organismo tiene la certeza de que habrá "otra llamada enfermedad X", debido a la disminución de los espacios silvestres por la actividad humana.

 

 

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha alertado del incremento de nuevos virus capaces de dar el salto de animales a humanos, según lo declaró en una rueda de prensa celebrada este viernes en Ginebra (Suiza).

"Desde el cambio de milenio el SARS, el MERS, el H1N1, el Zika y el Ébola han demostrado la creciente aparición de virus que dan el salto zoonótico de animales a humanos", explicó Adhanom Ghebreyesus.

En este sentido, indicó que la probabilidad de que un nuevo patógeno se propague de animales a personas aumenta debido a la reducción de los espacios silvestres a causa de la actividad humana, a lo que se añade el problema del aumento de la temperatura por el cambio climático.

 

Invertir para prevenir

"Sabemos con certeza que en el futuro habrá nuevos virus y otra llamada enfermedad X", dijo el máximo representante de la OMS. "Pero también tenemos las herramientas y sabemos que la única manera de afrontar estas amenazas globales es siendo una comunidad global, unida en solidaridad y comprometida con la cooperación a largo plazo", añadió.

Adhanom Ghebreyesus admitió que el covid-19 nos ha enseñado que, a nivel colectivo, "el mundo estaba lamentablemente mal preparado". No obstante, hizo hincapié en que "con humildad y unión" se puede planificar a largo plazo e invertir en salud y preparación. "Esto no es caridad, es una inversión en nuestro futuro colectivo", subrayó.

Asimismo, recordó que la actual pandemia ha demostrado que "los sistemas de salud pueden verse completamente abrumados y los servicios esenciales pueden colapsar", más allá de que los países sean ricos o pobres.

 

"Momento crítico"

El jefe de la OMS considera que "desarrollar una memoria muscular" sobre la base de los brotes anteriores es clave para responder a una pandemia, al tiempo que precisa que es necesario que todos los países trabajen juntos e inviertan para garantizar que no vuelva a ocurrir una pandemia de tal magnitud y gravedad.

Por ello ha pedido a los líderes mundiales que pongan en marcha medidas específicas que ya se han demostrado efectivas para contener la propagación y asegurar que los sistema de salud y los trabajadores estén protegidos. Asimismo, ha instado a la población a seguir las recomendaciones sanitarias.

"Es un momento crítico", reconoció Adhanom Ghebreyesus. "Asegurémonos de que las recomendaciones se toman en serio y, en conjunto, nuestros sistemas de alerta temprana y vigilancia mejoran para que podamos frenar los brotes de manera rápida y eficaz", concluyó.

Fuente: RT

Sobrepeso en niños: el tiempo frente a la pantalla y la duración del sueño podrían ser factores determinantes, según estudio

Imagen referencial para graficar este artículo. Foto: tomada del portal www.andina.pe

Internacional, 20 de septiembre 2020

 

Un estudio en el que participaron más de 4.000 niños de 2 a 11 años de ocho países europeos presentado en el Congreso Europeo e Internacional sobre Obesidad (ECOICO 2020) determinó que el tiempo frente a la pantalla y la duración del sueño predicen de forma independiente el exceso de peso en los niños y deben considerarse como parte de las estrategias de prevención para reducir la carga del sobrepeso y la obesidad y las condiciones de salud relacionadas, recoge una publicación del portal periodístico español ABC.

Esa escena en la que el menor se distrae con un dispositivo móvil es común no solo en europa, sino también en Latinoamérica. Hay padres de familia que tratan de mantener quietos a sus hijos menores de cinco años o, incluso, a menos de tres años, algo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ya ha advertido por el sedentarismo que puede escalar a una condición de obesidad.

Desde hace varios años, la OMS realiza campañas por esta problemática silenciosa.

"Las tendencias mundiales sugieren que el tiempo de sueño de los niños está disminuyendo, mientras que el tiempo de pantalla y el sobrepeso y la obesidad aumentan. Se ha informado que en todo el mundo el 90% de los adolescentes no duerme las 9 a 11 horas recomendadas por noche, lo que ha coincidido con un aumento en el uso de dispositivos basados en pantalla. Solo en Gran Bretaña, se estima que los jóvenes (de 8 a 19 años) pasan un promedio de 44 horas a la semana mirando pantallas", detalla la publicación de ABC.

Estos nuevos hallazgos, se señala, corroboran la evidencia de estudios previos que indican que tanto la duración del sueño como el tiempo frente a la pantalla están asociados independientemente con el sobrepeso, "al tiempo que agregan evidencia sobre cómo estos comportamientos interactúan entre sí para influir en los cambios en el estado de peso entre la población joven".

Los 4285 niños (entre 2 y 11 años) objetivos del estudio integran las poblaciones de España, Alemania, Hungría, Italia, Chipre, Estonia, Suecia y Bélgica. El seguimiento se realizó desde 2009 hasta 2014, se añade en el artículo.

Entre las directrices de los investigadores, se pidió a los padres que informaran cuánto tiempo pasaban los niños en promedio viendo televisión, jugando consolas de juegos, usando un teléfono móvil, computadora o tableta y durmiendo cada día al comienzo del estudio.

"Los investigadores encontraron que el tiempo de pantalla (horas por día) y la duración del sueño (horas por día) tenían una correlación inversa, lo que significa que la disminución en uno de ellos se encontró con un aumento en el otro, por lo que los investigadores evaluaron sus efectos separados y conjuntos sobre la trayectoria del peso", se explica.

La lectura de los resultados refiere que 3734 niños que no tenían sobrepeso ni obesidad al inicio del estudio y se determinó que "por cada hora extra de visualización de la pantalla, los niños tenían un 16% más de probabilidades de tener sobrepeso u obesidad durante el seguimiento, mientras que cada hora menos de sueño se asociaba con un 23% más de riesgo de sobrepeso u obesidad".

Sin embargo, esto no es del todo concluyente, pues los investigadores al ajustar los datos por posibles factores de confusión, como el sexo, la edad, la región del país europeo y el nivel de educación de los padres, estos encontraron "que la asociación entre el tiempo de pantalla y el sobrepeso ya no era estadísticamente significativa, pero la duración del sueño seguía siendo un predictor independiente significativo de sobrepeso".

"Nuestro estudio destaca el potencial de las estrategias de prevención del sobrepeso y la obesidad que promueven la duración adecuada del sueño y limitan el tiempo frente a la pantalla, dado que ambos predijeron de forma independiente el sobrepeso incidente en nuestro estudio", dice la doctora Viveka Guzmán del Royal College of Surgeons en Irlanda, quien dirigió la investigación.

"El sueño es una parte a menudo infravalorada pero importante del desarrollo de los niños, con una falta regular de sueño que causa una variedad de problemas de salud. Nuestros hallazgos sugieren que la duración del sueño juega un papel en el vínculo entre el tiempo de pantalla y el sobrepeso, pero se necesita más investigación para comprender el mecanismo subyacente a esta relación". 

Fuente: El Universo

Dos enormes asteroides atravesarán la órbita de la Tierra en un intervalo de menos de 24 horas

Imagen ilustrativa. pxhere.com

Internacional, 19 de septiembre 2020

Otra roca espacial del tamaño de la pirámide de Giza también avanza hacia nuestro planeta. 

 

Dos asteroides de unos 100 metros de diámetro cada uno cruzarán la órbita de la Tierra la semana que viene con menos de un día de diferencia, mientras otra roca espacial, del tamaño de la pirámide de Giza, se desplaza hacia nuestro planeta, según el centro de estudios de Objetos Cercanos a la Tierra de la NASA (NEO, por sus siglas en inglés).  

Se estima que el primer asteroide, denominado 2020 RO, tiene hasta 130 metros de ancho y se acercará a la Tierra el 25 de septiembre a las 04:10 GMT a una velocidad de 11,84 kilómetros por segundo.

Entretanto, el segundo asteroide, el 2020 SM, de hasta 100 metros de diámetro, pasará cerca de la Tierra unas 20 horas después a una velocidad de 18,43 kilómetros por segundo.

Ambos cuerpos están clasificados como asteroides Apolo, lo que significa que cruzarán la órbita de la Tierra en su viaje por el espacio, si bien no se cree que representen una amenaza para nuestro planeta.

Unos días después, el 29 de septiembre, un asteroide de hasta 200 metros de diámetro pasará a una distancia de alrededor de 2,86 millones de kilómetros de la Tierra. 

Fuente: RT

Uno de los sarcófagos descubiertos en la necrópolis de Saqqara, Egipto. Ministerio de Turismo y Antigüedades de ...
Leer más Zoom
Fachada del edificio de la Red Contra los Delitos Financieros (FinCen), la agencia del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, que ...
Leer más Zoom
Sede de la Unidad de Inteligencia Financiera de Estados Unidos (FinCEN), ubicado en el estado de Virginia. Scilla ...
Leer más Zoom
Sede de la Unidad de Inteligencia Financiera de Estados Unidos (FinCEN), ubicado en el estado de Virginia. Scilla ...
Leer más Zoom
Internacional, 20 de septiembre 2020   El Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) junto al ...
Leer más Zoom
Imagen ilustrativa. Dinuka Liyanawatte / Reuters Internacional, 20 de septiembre 2020 El organismo tiene la certeza de que ...
Leer más Zoom