Desinfección de un aula de clases en Egipto (Tomado de Unicef) Cortesía

Internacional, 16 de septiembre 2020

 

En América Latina y el Caribe, al menos 13 millones de niños no han podido acceder a las clases virtuales, a propósito de la pandemia de coronavirus, según el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef). La institución alertó que las consecuencias sociales y económicas podrían sentirse en las próximas décadas.

En el informe "Accesibilidad del aprendizaje remoto", se aseguró que un tercio de infantes en edad escolar, a nivel mundial, no tuvieron acceso a clases virtuales u otro aprendizaje remoto, sea a través de radio o televisión.

“Para al menos 463 millones de niños cuyas escuelas cerraron, no existía el aprendizaje a distancia. La gran cantidad de niños cuya educación se vio completamente interrumpida durante meses es una emergencia educativa mundial. Las repercusiones podrían sentirse en las economías y sociedades durante las próximas décadas”, dijo la directora de Unicef, Henrietta Fore, en declaraciones publicadas por Naciones Unidas.

La región más afectada es África subsahariana, donde la mitad del alumnado no tiene ningún tipo de acceso a la educación en esta pandemia.

En general, esta problemática ocurre en las áreas de escasos recursos económicos, donde viven 72 % de estudiantes que no pueden acceder al aprendizaje a distancia. "En los países de ingresos medio altos, los alumnos de los hogares más pobres representan hasta un 86 % de los estudiantes que no pueden acceder al aprendizaje a distancia. A nivel mundial, tres cuartas partes de los escolares sin acceso viven en zonas rurales".

Además, se calcula que los infantes más jóvenes serán los más afectados, justamente cuando están en sus años más críticos de aprendizaje y desarrollo. Son 120 millones de niños, que representan 70 % de escolares en edad preescolar, que se han quedado sin acceder a la educación.

"Los niños y jóvenes en la escuela secundaria superior son los que tienen menos probabilidades de perder su educación, pero aún así al menos un 18 % (48 millones de niños en edad escolar) no tienen los recursos tecnológicos para acceder al aprendizaje a distancia", se añadió en la publicación.

Por eso, Unicef recomendó a los gobiernos que prioricen la reapertura segura de escuelas para combatir este problema. En caso de que esto no sea posible, fomentar el aprendizaje remoto para recuperar el tiempo perdido.

"Además, las políticas y prácticas de apertura escolar deben incluir la ampliación del acceso a la educación, incluido el aprendizaje a distancia, especialmente para los grupos marginados. Los sistemas educativos también deben adaptarse y construirse para resistir crisis futuras", advirtió Unicef. 

Fuente: El Universo

 

e-max.it: your social media marketing partner