El saco con el cuerpo fue abandonado a tres cuadras del lugar del crimen. El extranjero fue captado por la cámara de una casa. Cortesía

Ecuador, 17 de octubre 2020

 

Un ciudadano de nacionalidad venezolana identificado como Érick R. fue detenido el viernes en el bloque 11 de Bastión Popular, noroeste de Guayaquil. Esto se dio tras la muerte de un adulto mayor cuyo cuerpo fue descubierto ensacado el miércoles en ese sector.

La víctima es Luis Alberto Rojas Narváez, de 74 años, que habría muerto por golpes. De acuerdo con el protocolo de autopsia, presentaba catorce golpes con un objeto contundente en la cabeza.

El cuerpo estaba dentro de un saco de yute botado a unas tres cuadras de la casa de propiedad del occiso y donde vivía el venezolano desde hace tres semanas.

Él había venido con Rojas desde la provincia de Bolívar. Ahí el adulto mayor le había dado posada, se indicó.

Según las primeras versiones, el sospechoso lo habría matado tras robarle un dinero de la venta de su casa.

La sobrina del adulto mayor contó que el detenido había robado además las pertenencias de su tío la noche del martes y que al día siguiente cuando lo buscaban y lo llamaron a él para consultarle sobre su paradero, el extranjero habría dicho que Rojas le pidió que le ayudara a mudarse, pues supuestamente se iba a vivir con una mujer de 29 años, con la que tenía una relación secreta.

Horas después, la familia descubrió que el cuerpo hallado era de su familiar.

“Yo fui con su cédula y con una foto a la UPC y allá me dijeron que sí era él”, dijo entre lágrimas su sobrina, quien aseguró que la última vez que vio a su tío, este le dijo que estaba esperando que le lleven el dinero de la casa que había vendido, la misma casa en la que se presume fue asesinado.

Un morador dijo que la noche del martes escuchó a los perros ladrar y al asomarse vio al extranjero lavando sus botas en el portal.

Fuente: El Universo

 

e-max.it: your social media marketing partner