Internacional, 6 de septiembre 2020

 

El hígado es uno de los pilares de nuestro organismo y como tal debe tener un optimo funcionamiento. Por esto es importante saber identificar algunos síntomas que indicarían que este órgano está intoxicado.

La presencia de gases de forma recurrente; manos, tobillos, pies o abdomen inflamados, así como calambres y dolores estomacales o digestiones pesadas pueden sugerir que algo no está bien con el hígado.

Podría deberse a una ascitis, una situación que puede estar causada por muchos trastornos, pero el más frecuente es la hipertensión en las venas que llevan sangre al hígado (hipertensión portal).

Los cambios en la coloración en las heces o la orina también podrían revelar problemas de hígado. Revise si su orina está más clara de no normal o las heces se presentan un poco pálidas y con rastros de sangre.

Cuando su piel, ojos o uñas presentan ictericia (coloración amarillenta) significa que por alguna razón anormal la bilirrubina se está acumulando en el organismo.

La bilirrubina es una sustancia de color amarillo amarronado que se encuentra en la bilis; se produce cuando el hígado descompone glóbulos rojos viejos. En situaciones normales esta sustancia se elimina del cuerpo a través de la materia fecal y da a las heces su color normal.

Si siente picazón en la piel de forma seguida o una especie de cosquillas, podría deberse a la acumulación de toxinas en el cuerpo debido a la mala filtración hepática.

El reflujo gástrico, recurrentes episodios de diarrea o fatiga general también podrían indicar una posible intoxicación del hígado.

En todo caso cuando presente algunos de estos síntomas no se automedique. Acuda al médico. Solo con una valoración profesional y los exámenes necesarios podrá conocer qué está padeciendo.

Fuentes: MedlinePlus/Mejor con salud/Cigna

e-max.it: your social media marketing partner