La pandemia por COVID-19 disparó problemas para tener un buen descanso y un sueño profundo y duradero (Shutterstock)

Internacional, 11 de septiembre 2020

 

La angustia, el estrés y el temor por la pandemia y las medidas de aislamiento social han generado cambios en el buen dormir de los argentinos. Y muchos han recurrido a una hormona de venta libre para poder descansar

La pandemia de coronavirus por la enfermedad COVID-19, no solo ha amenazado la salud física de millones de personas, sino que también ha causado estragos en su bienestar emocional y mental en todo el mundo. Los sentimientos de ansiedad, estrés, impotencia y dolor están aumentando a medida que las personas se enfrentan a un futuro cada vez más incierto y sin un tratamiento eficaz o vacuna que pueda terminar con esta pesadilla.

Además de estos sentimientos de temor, el distanciamiento social y el aislamiento también han afectado la vida normal de las personas, incluido el buen descanso, el reparador sueño y los procesos de cognición, temática que ha sido el eje de estudio de un paper presentado en estos días por la publicación especializada Chest.

Necesitamos dormir para que muchas funciones de nuestro organismo sean correctas y no generar enfermedades (Shutterstock)

Ante este panorama, y con el aislamiento social, preventivo y obligatorio (ASPO) que rige desde el 20 de marzo en el país, muchas personas afectadas debieron recurrir un producto conocido y de venta libre en farmacias (uno de comercios esenciales que nunca cerró) para conciliar el sueño y buen descanso: la melatonina.

Un reciente informe de la Confederación Farmacéutica Argentina (COFA), que hace un análisis de las dispensas en unidades, discriminadas por su condición de venta (venta bajo receta o receta archivada y venta sin prescripción) realizadas a lo largo del primer semestre de 2020, indicó que las fórmulas anti-obesidad, vitamina C, pastillas para dormir y ansiolíticos figuran entre los medicamentos más demandados. Y entre estos productos se destaca la melatonina.

“A medida que fue pasando el aislamiento surgió la demanda de los productos hipnóticos, que son productos naturales, como puede ser la melatonina para conciliar el sueño que no requiere de prescripción médica”, explicó a Infobae agregó Isabel Reinoso, presidenta de COFA.

La melatonina es un producto natural que ayuda a conciliar el sueño (Shutterstock)

Claudio Ucchino, director general del Colegio oficial de Farmacéuticos y Bioquímicos de la Capital Federal (COFyBCF), también confirmó a este medio el incremento de la hormona: “Hemos tenido aumentos de consumo de melatonina. Entre mayo 2019 y mayo 2020, la melatonina duplicó la venta y está en falta”.

 

¿Qué es la melatonina?

La melatonina es una hormona que las plantas y los animales, incluidos los humanos, producen de forma natural. Se vende en píldoras de venta libre en forma sintética, pero químicamente es la misma que produce el cuerpo humano.

“Se trata de una sustancia que desencadena el proceso natural biológico del sueño en el cuerpo. Nace en el sistema nervioso central y automáticamente cuando se pone el sol y oscurece, nuestro organismo comienza a segregarla para inducir el sueño. No es una sustancia hipnótica, pero es un mediador que en el cuero dispara los mecanismos fisiológicos del sueño”, explicó a Infobae el doctor Facundo Nogueira, jefe de sección medicina del sueño del Hospital de Clínicas de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

El buen descanso es fundamental para realizar todas las actividades durante el día (Shutterstock)

Según el experto, “al tratarse de una sustancia natural que el cuerpo genera, está habituado y la necesita su consumo extra para favorecer el sueño no implica un riesgo. Tiene un perfil de seguridad muy bueno con un amplio rango terapéutico, que además de inducir al sueño, retrasa el envejecimiento e influye positivamente en el sistema inmunológico. Estudios científicos también le atribuyen potentes efectos antioxidantes, antiinflamatorios y antiobesogénicos”.

Para el doctor Daniel Cardinali, investigador superior del CONICET y un médico experto en melatonina por más de 50 años, afirmó a Infobae que se trata de una sustancia natural, presente en todos los seres vivos. “Tiene un aspecto de protección mitocondrial muy eficaz. Es un cronobiótico, no de un hipnótico, que tiene una inocuidad muy alta. Es la señal endógena que pone en hora nuestro ritmo circadiano. Induce un muy suave sueño y aumenta la amplitud del rango sueño-vigilia, lo que significa que genera una vigilia más productiva de día y un sueño más profundo de noche”, afirmó.

“Respecto a las dudas que genera su consumo diario o en mayores cantidades a una píldora, le confieso que nunca he podido hacerle daño a un animal administrándole dosis altas. Hay que decir que la mayoría de sus consumidores son adultos mayores, que tienen más de 5 comorbilidades. Además, la gente cuando piensa en hormonas se imagina las hormonas de los estrógenos, con sus daños colaterales. También se remiten a los corticoides. Pero en el caso de la melatonina no pasa esto. Sus efectos son diferentes”, aclaró el experto.

Muchos trastornos del sueño no se corrigen tomando medicamentos de venta libre (Shutterstock)

Su colega Nogueira amplió: “Cuando uno lo consume para dormir, a veces las dosis que dispensan la venta libre puede no ser suficiente. Y se recurre a tomar más. Si bien es un medicamento que no necesita ser recetado, siempre es conveniente hacer una consulta médica antes de tomarlo, ya que la automedicación, aunque sea con melatonina, no es aconsejable. Uno puede tener un trastorno del sueño diferente, que tomando melatonina en cantidad no se va a resolver. El insomnio, por ejemplo, está relacionado con la depresión. Las apneas de sueño o los movimientos durante el sueño son otros trastornos que deben ser atendidos por el médico especialista”.

Según destaca la Academia Americana de Medicina del Sueño, hay seis trastornos principales del sueño: el insomnio; los trastornos respiratorios (ronquidos, apneas y asfixias); las hipersomnias (dormirse durante el día); las alteraciones de los ritmos cicardianos (como el jet lag), las parasomnias (sonambulismo, terrores nocturnos y pesadillas); y los movimientos anormales durante el sueño (calambres, bruxismo y síndrome de piernas inquietas, entre otros).

“Las personas con niveles más altos de inflamación, que podría deberse a que son obesos o porque están en internados en Unidades de Terapia Intensiva para recibir un trasplante, la melatonina en el rango de 6 mg a 10 mg pueden disminuir los marcadores de inflamación”, afirma Helen Burgess, profesora de psiquiatría y codirectora del Laboratorio de Investigación Circadiana y del Sueño de la Universidad de Michigan.

Los malos hábitos de sueño nos perjudican en muchos sentidos de la vida (Foto: Pxhere)

Según la experta, tanto la inflamación, como la falta de sueño, pueden alentar desde el desarrollo o progresión de una serie de enfermedades cardíacas y diabetes hasta depresión y demencia. Si la melatonina pudiera promover de manera segura tanto un mejor sueño como tasas más bajas de inflamación, podría ser un potente preventivo para muchas de esas enfermedades.

 

Pero, ¿es seguro tomar melatonina todos los días y en diferentes dosis?

“Por lo general, la melatonina es segura para el uso a corto plazo. A diferencia de lo que sucede con muchos medicamentos para dormir, con la melatonina es poco probable que te vuelvas dependiente, que tu respuesta disminuya después del uso repetido (habituación) o que experimentes un efecto de resaca. Los efectos secundarios más frecuentes de la melatonina incluyen los siguientes: dolor de cabeza, mareos, náuseas y somnolencia”, explica la prestigiosa Clínica Mayo de Estados Unidos.

"Otros efectos secundarios menos frecuentes de la melatonina podrían ser los sentimientos depresivos de corta duración, los temblores leves, la ansiedad leve, los cólicos, la irritabilidad, la reducción del estado de alerta, la confusión o la desorientación, y la presión arterial anormalmente baja (hipotensión). La melatonina puede provocar somnolencia durante el día.

Es clave consultar al médico para anticipar problemas en el buen descanso (Shutterstock)

Según Michael Grandner, director del Programa de Investigación del Sueño y la Salud de la Universidad de Arizona, “la melatonina es muy segura si se toma en dosis normales”, que se encuentra entre 0,5 mg y 5 mg.

Al igual que recomendó el doctor Nogueira, el consenso médico es que las personas con problemas para dormir deben hablar de la melatonina con su médico personal antes de consumirla.

Si bien algunas investigaciones han encontrado que la melatonina puede ayudar a tratar la hiperglucemia en personas con diabetes, por ejemplo, otro estudio publicado en Science Direct ha demostrado que, en pacientes diabéticos que portan ciertos rasgos genéticos, la melatonina puede interferir con la regulación de la glucosa. Son este tipo de hallazgos contradictorios los que hacen que los expertos se detengan cuando se trata de emitir un respaldo total a la melatonina.

Fuente: Infobae

e-max.it: your social media marketing partner