Una opción para controlar el peso corporal es a través de una báscula.

Internacional, 12 de septiembre 2020

 

Bajar esos kilitos de más es todo un reto y en ocasiones una tortura, pero con el siguiente consejo es probable que esta odisea te resulte más fácil.

El inicio siempre cuesta, comienzas a cuestionarte y a dudar de si en realidad puedes hacerlo, te frustras y finalmente terminas rindiéndote. Pero vamos que a la hora de la verdad, las tres únicas cosas que hacen falta se pueden resumir en fuerza de voluntad, dieta sana y equilibrada y ejercicio físico regular. Todo eso en relación a qué te conviene más con respecto a tu forma física.

Por ello es de suma importancia que antes de iniciar cualquier dieta busques asesoramiento con expertos en salud.

El truco está en pesarse diariamente. Parece un tormento pero es la mejor manera de comenzar, así lo aseguran las hermanas Lyssie y Tammy Lakatos, dietistas de éxito, más conocidas por el sobrenombre de "The Nutrition Twins" ("Las gemelas de la nutrición", en inglés).

Pesarse de forma regular es la mejor manera de responsabilizarse del proceso y mantener las cosas bajo control. En una entrevista con la revista 'Eat This Not That', las expertas aseguran que "cuando comienzas tu travesía hacia la pérdida de peso, debes establecer un punto de referencia".

Pero no solo es una medida de control, sino que a su vez ayuda de manera positiva a no rendirse.

"Es muy motivador ver cómo la aguja se mueve más hacia abajo o bien los números descienden", recalcan las expertas. "A muchas personas esto les puede llegar a motivar de verdad para seguir avanzando y progresando en sus objetivos de adelgazamiento".

Ante esta recomendación, una investigación de American Heart Association, hecho por la Universidad de Pittsburgh, en California, certifica que pesarse todos los días sí daría resultados.

Los investigadores examinaron cuánto se pesaron 1.042 adultos (78 por ciento hombres, 90 por ciento blancos, edad promedio de 47 años) y sí hubo diferencias en el cambio de peso por estos patrones de acudir a la báscula durante 12 meses.

"Pesarse todos los días podría ser perturbante, ya que al fin y al cabo tu peso corporar fluctúa de manera natural", señalan las hermanas Lakatos, ya que el peso añadido por lo que hemos comido, las hormonas, la cantidad de agua ingerida e incluso el número de veces que hemos ido al baño pueden hacen que la báscula arroje un número más alto en un día y más bajo en otro, a pesar de que estés ejercitándote y comiendo saludable. No te frustres.

La clave, aseguran las expertas está en "prestar atención a la tendencia de pérdida de peso, no en el número que aparece". 

Fuente: El Universo

 

e-max.it: your social media marketing partner