El estilo de vida y los buenos hábitos alimentarios son clave en nuestra salud bucodental.

Internacional, 13 de septiembre 2020

 

Somos lo que comemos, es cierto. Si una alimentación equilibrada es esencial para tener una buena salud general, no esperemos menores resultados para la salud bucodental.

Una de las consecuencias más desconocidas de una mala alimentación es la posibilidad de sufrir periodontitis, una inflamación de las encías frecuente y sangrado de las mismas que puede causar la destrucción de la masa ósea que sustenta las piezas dentales y, por ende, de provocar la pérdida de los dientes.

Según recoge el portal web de El Español, está causada por ciertas bacterias específicas que provocan una intensa respuesta inflamatoria local y afectan especialmente a personas susceptibles genéticamente y a los que siguen ciertos estilos de vida, incluido el tabaquismo y los malos hábitos de higiene bucodental.

Según un informe, publicado en la revista Nutrients, las variaciones genéticas serían las principales responsables de favorecer o ralentizar la progresión de la periodontitis y enfatiza la importancia de la flora bacteriana bucal, las cuales también influirían en la inflamación de las encías.

El artículo recoge que hay siete familias de bacteria: Streptococcus sp, Ruminococcaceae sp, Haemophilus sp, Veillonella spp, Actinomyces odontolyticus y Gemella haemolysans, que se verían afectadas por el consumo de determinados agentes naturales y nutracéuticos, como por ejemplo el té oolong.

Este té presuntamente otorgaría beneficios para reducir el riesgo o la progresión de la periodontitis.

Existen ciertos alimentos que aportan vitaminas y minerales que contribuyen a la formación de las piezas dentarias y además previenen los daños que provocan las bacterias, por lo que disminuyen el riesgo de padecer complicaciones bucales.

Otro elemento clave dentro de la investigación sería receptar vitamina D (VDR). Esta vitamina puede ser adquirida con una buena exposición solar o a su vez consumiendo ciertos alimentos como son:

  • leche
  • cereales
  • pescados grasos (caballa, salmón, atún, sardinas)
  • hígado vacuno,
  • yema de huevo
  • queso.

 

Alimentos con altos niveles de vitamina B2, también son necesarios en la alimentación para asegurar una mejor salud dental. Esta vitamina se encuentra en la leche, queso, huevos, hígado, legumbres, vegetales verdes y levadura de cerveza.

Su déficit produce glositis (inflamaciones de la lengua), estomatitis angular (fisuras o grietas en la piel que se irradian desde los ángulos de la boca y a veces hasta la mucosa bucal) y queilosis de los labios (fisuras dolorosas en los labios superior e inferior).

Además, el consumo idóneo de niacina juega un papel fundamental en la prevención de la periodontitis. Su administración mejora las glosistis (inflamación de la lengua) y lengua atrófica. Este componente se encuentra en alimentos como:

  • hígado,
  • carnes magras
  • cereales
  • legumbres y
  • levadura de cerveza.

 

Cabe mencionar que la salud dental tiene su principal enemigo en el consumo excesivo de azúcar, por lo que es importante no abusar de la misma. 

Fuente: El Universo

e-max.it: your social media marketing partner