El huevo es un alimento que posee muchos nutrientes y proteínas de alta calidad. Imagen: Pixabay

Ecuador, 18 de octubre 2020

 

Cada tanto se dice algo nuevo sobre los huevos, poniendo en duda si es beneficioso o no consumirlos. Lo que sí es cierto es que es un alimento que posee muchos nutrientes y proteínas de alta calidad. "El huevo es rico en proteínas de alto valor biológico, es decir, contiene todos los aminoácidos esenciales, y en grasas de calidad. También nos aporta todas las vitaminas, a excepción de la vitamina C. Es muy rico en vitamina E (antioxidante) y vitamina A", señala en una publicación del sitio ABC la dietista-nutricionista Lucía Rodríguez.

La experta señala que este es un alimento que debemos incluir en nuestra dieta de manera regular. "Es cierto que el consumo de huevos aumenta el colesterol, pero el HDL, es decir, el colesterol bueno, y disminuye el riesgo a sufrir enfermedades cardiovasculares".

Para la también dietista-nutricionista Sandra López, consumir huevos es importante porque su acción antioxidante de algunas vitaminas y oligoelementos ayudan a proteger a nuestro organismo de procesos degenerativos como el cáncer o la diabetes, así como de las enfermedades cardiovasculares. "También, es una de las principales fuentes de colina, un nutriente esencial para el desarrollo y el normal funcionamiento de nuestro organismo, así como contiene luteína y zeaxantina, con efectos protectores frente a la degeneración macular", desarrolla la nutricionista".

Acerca de cuántos huevos deben comerse a la semana, López señala que la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC) sugiere el consumo de tres o cuatro huevos a la semana, para así dejar espacio en nuestra dieta para otros alimentos proteicos como el pescado, marisco y carne blanca tipo pollo o pavo.

 

Diferencias entre los tipos de huevos

En cuanto al tipo de huevos, están los de cáscara oscura y los que la tienen clara. También los hay de diferentes tamaños. Sobre cuáles son los mejores, ambas especialistas aseguran que no hay diferencia nutricional, ni entre los huevos de distinto color, ni en los de menor o mayor tamaño.

En lo que sí podríamos encontrar distinciones es en cuanto a su origen. En los supermercados podemos hallar huevos ecológicos, que proceden de gallinas que se han criado al aire libre y sobre tierra, al igual que las gallinas camperas. "En lo que a alimentación del animal se refiere, las gallinas se alimentan con materias primas que proceden de la agricultura ecológica y tampoco se utilizan químicos (excepto aquellos que el reglamento autoriza). Es decir, se respetan los ciclos de las gallinas y los momentos de puesta", explica Lucía Rodríguez.

Ambas nutricionistas señalan que, al hablar cuáles son más saludables, en realidad todos los huevos son iguales, aunque sí se recomienda priorizar las variedades ecológicas o las camperas, "no solo por su posible diferenciación nutricional u organoléptica, sino también por la contribución a humanizar en mayor grado la cadena productiva alimentaria".

Lo que debe principalmente tomarse en cuenta, al momento de consumir huevos, es su frescura. "No depende del color de la cáscara o de la yema, del tamaño o del sistema de producción: estos son solo factores subjetivos de calidad, que reflejan las preferencias personales de cada consumidor".

La recomendación de la experta es solo comprar huevos que estén adecuadamente marcados y etiquetados. En casa guardarlos en el refrigerador para que se mantenga su frescura.

 

¿Cómo verifico si un huevo está fresco?

Existe un método que permite identificar si un huevo aún está fresco. Consiste en sumergirlo con cáscara en un vaso con agua. "Si el huevo cae hasta el fondo es que está fresco", explica y añade que además, al abrir un huevo fresco, "la clara no debe expandirse por el plato (debe ser gelatinosa y no líquida), y el color de la yema será anaranjado brillante (cuanto más intenso mucho mejor)". 

Fuente: El Universo

 

e-max.it: your social media marketing partner